PREMIOS LLEDÓ

Casa entre Tapiales

Estudio Jesús Donaire

Ciudad Real

Descripción

La Vivienda entre Tapiales es un proyecto de ocupación de un solar cuya función original era la de almacén de materiales de labranza, con una antigüedad de más de 70 años. Las tapias existentes forman parte de la memoria visual de los habitantes de Malagón, una pequeña localidad situada al norte de la provincia de Ciudad Real. El proyecto es una construcción de nueva planta que pretende poner en valor las antiguas tapias.

La nueva construcción es una sencilla estructura de hormigón armado formada por 20 pilares de 2,55 metros de altura y una losa, de dimensiones totales 18,50 metros de largo por 12,50 metros de ancho. Esta mesa de 20 patas y 231,25 metros cuadrados de tablero alberga una zona más cerrada, de dormitorios y servicios, y otra más abierta, de estancia principal, que se abre al patio principal donde se ubica la piscina.

Al primer patio, de menores dimensiones, se abren 4 dormitorios. El último de ellos es el principal, al que se le añade una zona de vestidor y baño, alineada en su conjunto con la banda central de servicios, que se completa con un pequeño lavadero, un aseo, la cocina y la escalera de acceso al sótano. Esta banda central de servicios coincide precisamente con este sótano donde se encuentra la sala de instalaciones y un almacén. Una serie de lucernarios implementan la iluminación natural y la ventilación en toda esta banda de servicios y comunicaciones de la vivienda.

Los materiales utilizados para la construcción de esta vivienda son el hormigón, el vidrio, la cerámica y el antiguo tapial, que aparece como cerramiento visual de la zona más abierta de la vivienda, y como elemento que establece la continuidad perimetral en la totalidad de la parcela. De esta manera, la memoria visual del tapial no solo se recupera e incorpora al uso diario de la vivienda contemporánea, sino que introduce visualmente su presencia material –de textura irregular– al interior de las estancias.

El hormigón aporta la estructura y el orden del espacio. El vidrio aporta la transparencia y la continuidad del espacio. El tapial es el cerramiento visual del espacio contenido en última instancia, y abierto al cielo.

Finalmente, la cerámica tiene una doble función en el proyecto: por un lado es la plementería que conforma el cerramiento de la zona más privada de la vivienda y, por otro, establece un diálogo con el material existente. Gracias a su acabado esmaltado posee la cualidad del reflejo que capta la luz, multiplicando los matices e irregularidades de la textura y color del tapial, que cambia rápidamente en el tiempo puesto que los ciclos del encalado duran apenas dos o tres años. Por sus cualidades térmicas también se utiliza el cerramiento cerámico pintado en blanco para mitigar los efectos del intenso sol manchego de verano y, a cara norte, para evitar el deterioro de las fachada por humedades debido a la falta de radiación solar, especialmente en invierno. Los huecos de la zona de dormitorios se completan a nivel superficial con una celosía cerámica, estableciendo la continuidad material y el reflejo en la piel exterior de la vivienda. El resto de la construcción se consolida con una zona de patio abierto, que recupera el antiguo empedrado original del antiguo almacén, y donde se excava una piscina de nueva construcción, también acabada en material gresite de color blanco.

Los reflejos del vidrio y la cerámica aportan a la vivienda entre tapiales, sobria y racional en su composición, un espectro de sensaciones que invaden el espacio exterior de los patios. Las líneas rígidas de la estructura de hormigón armado definen una doble caja vibrante: por un lado de una piel continua de cerámica en el área más privada de la vivienda y por otro una piel vítrea/transparente en el área más pública de la vivienda.

El suelo de piedra campaspero ofrece con los distintos matices de cada piedra un juego similar y simétrico a la textura del techo construido con la losa de hormigón armado. Dos planos horizontales equilibrados, neutros y estáticos, frente al dinamismo de los paños verticales con las paredes blancas bañadas por la luz de los lucernarios, los brillos y los reflejos de la cerámica y los grandes paños de vidrio.

Me interesa la pieza cerámica, esmaltada con un proceso manual, porque manifiesta su autonomía a través de una junta irregular que la hace palpitar. Me interesa también el uso de la cerámica en esta vivienda como material vibrante frente a la luz, que permite el tránsito desde la materialidad del muro hacia la desmaterialización de las celosías y la transparencia del vidrio.

x
Iniciar sesión