PREMIOS LLEDÓ

Iglesia en Playa Granada

Elisa Valero

Granada

Descripción

En la costa tropical, al sur de sierra Nevada y muy cerca del mar se alza una esbelta torre por la que se reconoce la presencia de una nueva iglesia. El reto de construir un espacio para el encuentro que remita a la trascendencia es tal, que se ha optado por no tratar de hacer nada nuevo sino acudir a la tradición de los primeros templos cristianos. La arquitectura se pone al servicio de la liturgia integrando los elementos que configuran el conjunto.

Los condicionantes de lugar y la economía de medios han sido las reglas del juego, que lo han ido conduciendo hasta la el resultado final eliminado todo lo arbitrario. Y así, la arquitectura se ordena sin ataduras formales, asumiendo, sin embargo, todas las que se derivan del programa, del lugar, de la técnica. En este planteamiento la abstracción no es un lenguaje sino la transición hacia la desnudez y en él, factores como la escala, la luz, o la propia construcción cobran el protagonismo.

La luz es la materia prima con la que se trabaja. A través de ella se materializa la idea de que Dios es la luz de mundo, un único Dios y tres personas. Una única luz ilumina la iglesia de tres formas diferentes. El juego de escalas se convierte en otra herramienta de proyecto. El edificio prescinde deliberadamente de referencias de tamaño, de modo que no puede ser medido por el ojo en la distancia sino el cuerpo al recorrerlo.

Por último cabe hablar de la construcción, que se realiza esencialmente en hormigón. La estructura vertical es de muros armados a dos caras, la horizontal, cimentaciones y forjados utiliza un sistema nuevo “ELESDOPA”, elemento estructural de doble pared que consigue optimizar estructuralmente el funcionamiento del hormigón, que queda visto por ambas caras, y alcanzar un alto nivel de aislamiento térmico. En la cubierta de la nave principal esta losa de espesor variable evita el paralelismo entre suelo y techo que acústicamente no conviene. Este sistema también permite prescindir en la mayoría de los casos de otros acabados por lo que tanto la construcción resulta muy económica 480 €/m2 construido y un mantenimiento prácticamente nulo.
El hormigón, piedra artificial de nuestro tiempo, tiene además un valor simbólico. La desnudez de esta piedra contemporánea habla de sinceridad constructiva y de sobriedad. Valores atemporales que llevan a purificar la arquitectura de ornamento y permitir solo a la luz afectar los espacios.

 

x
Iniciar sesión